EN ALGUN LUGAR TENÍA QUE PLASMAR MIS MÁS OSCUROS PENSAMIENTOS Y DIVAGACIONES... HAGA CASO OMISO A LOS LAPSUS POR FAVOR... GRACIAS...

jueves, octubre 12, 2006

DÍA DE LA RAZA.... AY RAZA!!!!..... AHORA RESULTA.....

Este post lo tenía preparado obviamente para la fecha que conmemora dicho evento... el 12 de Octubre... aquel día del siglo XV, casi XVI, en 1492...

Para este día, no faltará quien lo conmemore como el encuentro de "Dos Mundos", donde embriagados de hermandad, los nativos americanos y los españoles bailaron la danza de la felicidad (me vale sorbete si no existía dicha danza), se abrazaron, se hicieron amigos del "dedo chiquito", un día donde los españoles amablemente nos trajeron caballos, perros y sarampión... ah!!... sin olvidar los espejitos... y nosotros les "dimos" oro, piedras preciosas y esclavos... que lindo y conmemorable dia....

Quiero que quede claro que NO tengo nada contra los españoles de la actualidad, no faltará quien me llame xenófoba o resentida histórica, sin embargo, no puedo dejar de lamentar ese día, si, sé que ya nada se puede hacer, que para mal o para peor ya paso ese día, ese momento histórico, ya nos colonizaron y si bien nos dejaron un legado interesante, como muestra nuestro bellisimo y por demás completísimo idioma, no debemos olvidar todo lo que nos fué arrebatado, por ejemplo, nuestra esencia, nuestra identidad como indígenas.

Tuve la "oportunidad" de conocer a algún burguesillo que comentó, "los españoles trajeron beneficios inconmensurables a México, nosotros estaríamos seriamentre atrasados sin la llegada de ellos y su ciencia y tecnología, seríamos una bola de indios, ademas los aborígenes se beneficioaron de la ciencia que trajeron los españoles"

A lo que yo me pregunto, ¿que le pasó por la cabeza a este pobre diablo hijo de la globalización?, ¿tendrá tapado el cerebro con estiercol?, ¿acaso por eso sus neuronas no hacen sinapsis?, ¿por qué dice que "seríamos una bola de indios", como si fuerse una ofensa?, ¿aborígenes?

Para muestra de su "razonamiento" errado, basta un ejemplo... Japón... este país no fué colonizado por los mesías europeos, sin embargo, hoy día, es la segunda potencia mundial, a pesar de cualquier visicitud que haya padecido a lo largo de su historia con sus guerras internas y la mundial, se ha erigido como una gran nación... ellos conservan su cultura sus raices... nosotros no...

Los nativos americanos no eran una bola de salvajes con ganas de sacrificarle a los dioses todo lo sacrificable, eran un pueblo extremadamente organizado... porque Mayas, Aztecas, Olmecas, etc. tenían conocimientos avanzados en medicina, astronomía, agricultura, matemáticas, etc. y eso considera ciencia, el calendario azteca, los números mayas, etc... tenían tecnología rudimentaria, si, pero era acorde a sus necesidades, recordemos un mecanismo bastante útil, los acueductos, muy útiles en agricultura; las bellísimas construcciones como La Pirámide del Sol; la Ciudad de Tenochtitlan estaba sobre agua... ¿eso lo hicieron a lo idiota?, NO, tenían conocimientos de física, matemáticos y de arquitectura, y eso no lo trajeron o heredaron los españoles... ¿acaso la tecnología antes y ahora no se hace para eso, para satisfacer las necesidades del hombre, incluso superar las expectativas al respecto?, ¿cómo puedo saber yo hasta que alcances llegaron ellos, si los españoles destruyeron los vestigios de esas culturas, muchas cosas se perdieron, otras se transmitieron oralmente y eso no es suficiente para alcanzar a comprenderlas... yo aún sigo sorprendiéndome de ellas.

Nos quedamos desde ese entonces con la idea cimentada que si eres, pareces o desciendes de indígenas, estás marcado, eres menos, vales menos o eres idiota.... bastará ver las condiciones de los pueblos autóctonos que para bendición de nosotros aún existen en México, el progreso no ha sido el mismo para ellos, viven en condiciones precarias, se les trata de "pobrecitos inditos que viven en la sierra", los Presidentes van de visita para ponerse trajes típicos, bailar ridículamente de la manera más tieza, torpe y a webo que pueda haber y depués prometer darles despensas o alguna ayudita (te cayó el saco Fox??)... pero en lo personal me ofende que les den ese tipo de limosna, no son mendigos, son mexicanos como tu y yo... eso es lo que aún nos falta entender al 100%., el progreso no solamente debe concentrarse en unos lugares unicamente, debe extenderse y ser equitativo para todos los mexicanos... apoyar y mejorar proyectos de PyMEs para fomentar el desarrollo económico, pero no como el plan de los "changarros" que ha sido, es y será un fiasco, sino de manera más viable, otorgando créditos justos... pero eso, por ahora solo forma parte de una fantasía utópica.

Sigamos con el "Día de la Raza"... que ya ven que divago fácilmente... me gustaría colocar un texto de Eduerdo Galeano, que me gustó mucho...


Eduardo Galeano
12 de octubre, el "descubrimiento" de América y la historia oficial...
Caras y caretas



¿Cristóbal Colón descubrió América en 1492? ¿O antes que él la descubrieron los vikingos? ¿Y antes que los vikingos? Los que allí vivían, ¿no existían?

Cuenta la historia oficial que Vasco Núñez de Balboa fue el primer hombre que vio, desde una cumbre de Panamá, los dos océanos. Los que allí vivían, ¿eran ciegos?

¿Quiénes pusieron sus primeros nombres al maíz y a la papa y al tomate y al chocolate y a las montañas y a los ríos de América? ¿Hernán Cortés, Francisco Pizarro? Los que allí vivían, ¿eran mudos?

Nos han dicho, y nos siguen diciendo, que los peregrinos del Mayflower fueron a poblar América. ¿América estaba vacía?

Como Colón no entendía lo que decían, creyó que no sabían hablar.

Como andaban desnudos, eran mansos y daban todo a cambio de nada, creyó que no eran gentes de razón.

Y como estaba seguro de haber entrado al Oriente por la puerta de atrás, creyó que eran indios de la India.

Después, durante su segundo viaje, el almirante dictó un acta estableciendo que Cuba era parte del Asia.

El documento del 14 de junio de 1494 dejó constancia de que los tripulantes de sus tres naves lo reconocían así; y a quien dijera lo contrario se le darían cien azotes, se le cobraría una pena de diez mil maravedíes y se le cortaría la lengua.

El notario, Hernán Pérez de Luna, dio fe.

Y al pie firmaron los marinos que sabían firmar.

Los conquistadores exigían que América fuera lo que no era. No veían lo que veían, sino lo que querían ver: la fuente de la juventud, la ciudad del oro, el reino de las esmeraldas, el país de la canela. Y retrataron a los americanos tal como antes habían imaginado a los paganos de Oriente.

Cristóbal Colón vio en las costas de Cuba sirenas con caras de hombre y plumas de gallo, y supo que no lejos de allí los hombres y las mujeres tenían rabos.

En la Guayana, según sir Walter Raleigh, había gente con los ojos en los hombros y la boca en el pecho.

En Venezuela, según fray Pedro Simón, había indios de orejas tan grandes que las arrastraban por los suelos.

En el río Amazonas, según Cristóbal de Acuña, los nativos tenían los pies al revés, con los talones adelante y los dedos atrás, y según Pedro Martín de Anglería las mujeres se mutilaban un seno para el mejor disparo de sus flechas.

Anglería, que escribió la primera historia de América pero nunca estuvo allí, afirmó también que en el Nuevo Mundo había gente con rabos, como había contado Colón, y sus rabos eran tan largos que sólo podían sentarse en asientos con agujeros.

El Código Negro prohibía la tortura de los esclavos en las colonias francesas. Pero no era por torturar, sino por educar, que los amos azotaban a sus negros y cuando huían les cortaban los tendones.

Eran conmovedoras las leyes de Indias, que protegían a los indios en las colonias españolas. Pero más conmovedoras eran la picota y la horca clavadas en el centro de cada Plaza Mayor.

Muy convincente resultaba la lectura del Requerimiento, que en vísperas del asalto a cada aldea explicaba a los indios que Dios había venido al mundo y que había dejado en su lugar a San Pedro y que San Pedro tenía por sucesor al Santo Padre y que el Santo Padre había hecho merced a la reina de Castilla de toda esta tierra y que por eso debían irse de aquí o pagar tributo en oro y que en caso de negativa o demora se les haría la guerra y ellos serían convertidos en esclavos y también sus mujeres y sus hijos. Pero este Requerimiento de obediencia se leía en el monte, en plena noche, en lengua castellana y sin intérprete, en presencia del notario y de ningún indio, porque los indios dormían, a algunas leguas de distancia, y no tenían la menor idea de lo que se les venía encima.

Hasta no hace mucho, el 12 de octubre era el Día de la Raza.

Pero, ¿acaso existe semejante cosa? ¿Qué es la raza, además de una mentira útil para exprimir y exterminar al prójimo?

En el año 1942, cuando Estados Unidos entró en la guerra mundial, la Cruz Roja de ese país decidió que la sangre negra no sería admitida en sus bancos de plasma. Así se evitaba que la mezcla de razas, prohibida en la cama, se hiciera por inyección.
¿Alguien ha visto, alguna vez, sangre negra?

Después, el Día de la Raza pasó a ser el Día del Encuentro.

¿Son encuentros las invasiones coloniales? ¿Las de ayer, y las de hoy, encuentros? ¿No habría que llamarlas, más bien, violaciones?

Quizás el episodio más revelador de la historia de América ocurrió en el año 1563, en Chile. El fortín de Arauco estaba sitiado por los indios, sin agua ni comida, pero el capitán Lorenzo Bernal se negó a rendirse. Desde la empalizada, gritó:
—¡Nosotros seremos cada vez más!

—¿Con qué mujeres? –preguntó el jefe indio.

—Con las vuestras. Nosotros les haremos hijos que serán vuestros amos.

Los invasores llamaron caníbales a los antiguos americanos, pero más caníbal era el Cerro Rico de Potosí, cuyas bocas comían carne de indios para alimentar el desarrollo capitalista de Europa.

Y los llamaron idólatras, porque creían que la naturaleza es sagrada y que somos hermanos de todo lo que tiene piernas, patas, alas o raíces.

Y los llamaron salvajes. En eso, al menos, no se equivocaron. Tan brutos eran los indios que ignoraban que debían exigir visa, certificado de buena conducta y permiso de trabajo a Colón, Cabral, Cortés, Alvarado, Pizarro y los peregrinos del Mayflower.

Una herencia pesada

«Parece negro», o «parece indio», son insultos frecuentes en América Latina; y «parece blanco» es un frecuente homenaje. La mezcla con sangre negra o india «atrasa la raza»; la mezcla con sangre blanca «mejora la especie». La llamada democracia racial se reduce, en los hechos, a una pirámide social: la cúspide es blanca, o se cree blanca: y la base tiene color oscuro.


Por parte de su humilde divagadora, desde que estaba en la primaria y épocas escolares posteriores, me preguntaba ¿por qué se celebraba esto?, solamente veía un aburridísimo y extremadamente largo desfile de países malhechos y unos balables bastante deplorables... antes creía que era algo irrelevante, algo sin importancia... ahora lo considero algo sin sentido.

Despidiéndose desde el norte, una orgullosa mexicana, que vanagloria sus raices y su raza de bronce...

"Querían amedrentarlos diciéndoles que ocultarían el sol... ellos les mostraron sus predicciones astronómicas sobre los eclipses"

2 Comments:

Anonymous abi said...

De nuevo excelente post, no se le puede agregar algo, por mi parte por lo menosya que comparto tu forma de pensar, la parte que mas me gusto, :

"Querían amedrentarlos diciéndoles que ocultarían el sol... ellos les mostraron sus predicciones astronómicas sobre los eclipses"

13:05

 
Blogger mónica o. said...

=D, pues si, también es mi frase favorita, muestra que ellos no vinieron a darles la "luz", solamente a "conquistarlos", diciéndolo amablemente, porque ellos ya tenían una organización, ya practicaban la ciencia y usaban tecología...
Sin duda, este es uno de mis temas favoritos, gracias por tu comentario Abi, y si, pensamos de manera muy similar (como casi siempre =P)

19:08

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home